¿Me pueden despedir por lo que publico en redes sociales?

despido redes sociales

La libertad de expresión, no solo en nuestro día a día, sino también en las redes sociales, es un derecho protegido constitucionalmente.

Cada uno es libre de poner en Facebook, Twitter u otras plataformas aquello que desee. Pero, ¿qué ocurre si eso es visitado por los empleadores y se utiliza para justificar despidos? Es algo que ocurre, y por este motivo,  en los últimos tiempos se han incrementado los despidos por redes sociales.

¿Es legal ser cesado por aquello que se publica en Internet?

 

Depende. Si atendemos al contenido del artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, en el mismo se tipifica que las ofensas directas vertidas en redes sociales pueden suponer un despido, al constituir un incumplimiento contractual, según la siguiente redacción:

«Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos».

Por tanto, cualquier insulto, comentario u ofensa con cualquier persona relacionada con el trabajo, o incluso sus familiares son causa de despido. Además, no importa si los hechos producen en horario laboral o no, para que la conducta del trabajador sea sancionable.

Sin embargo, hay múltiples comportamientos y expresiones en redes sociales respecto a la empresa, o relacionada con esta, que no son simplemente un insulto contra alguien, y que son más difícilmente identificables por el trabajador, que no es consciente que pueden ser susceptibles de infracción disciplinaria e incluso el despido.

Por ejemplo, comentarios despectivos contra la empresa, sobre sus productos, las instalaciones, su imagen, aunque sea en tono jocoso o «en broma·

¿Está reguladas disciplinariamente este tipo de conductas para justificar un despido por indebido uso de redes sociales?

 

Sin duda lo están. En estos supuestos la empresa puede acudir al artículo 20.2 del Estatuto de los trabajadores que establece en su último apartado que el trabajador y el empresario se someterán en sus prestaciones recíprocas a las exigencias de la buena fe.

Según qué tipo de comentarios, que afecten o atenten a la imagen, o puedan ser potencialmente negativos para la empresa, pueden ser considerados una transgresión de la buena fe contractual. Así lo recoge el artículo 54.3 del estatuto de los trabajadores establece como causa de despido:

«La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo»

Por tanto existe un marco regulador general en el que al menos la empresa tiene la posibilidad de despedir al trabajador por redes sociales de manera procedente por ese tipo de comentarios, más allá de que lógicamente el trabajador pueda discutir ciertas cuestiones como su relevancia, los hechos en sí o la proporcionalidad de la sanción de despido, de acuerdo a la conducta cometida.

La jurisprudencia respecto a este tipo de comentarios ha entendido además que:

  1. Es indiferente la inexistencia de un perjuicio para la empresa, o la escasa importancia de los mismos que haya provocado la conducta del trabajador.
  2. Que no hay existido lucro personal para el trabajador.
  3. La inexistencia de voluntad específica del trabajador de comportarse deslealmente no es excusa, basta que su conducta haya sido negligente o imprudente.

Diferentes sentencias han tratado la cuestión de los despidos por redes sociales. Os exponemos a continuación algunas de ellas.

  • TSJ País Vasco Sala de lo Social, sec. 1ª 19-2-2013, nº 356/2013, rec. 189/2013. Determina la improcedencia del despido en relación una fotografía de una gerocultora donde aparecían residentes, y se hacía broma sobre algunos sistemas de protección de los mismos. En ese caso no hay insultos y la foto es colgada por un tercero no por la trabajadora.
  • TSJ Región de Murcia Sala de lo Social, sec. 1ª 12-4-2018, nº 348/2018, rec. 1292/2017 por publicar el trabajador en Facebook que en las elecciones celebradas en la empresa se habían producido coacciones y amenazas con despidos y con hacerles la vida imposible para que los candidatos se borrasen de las listas". Resultado: improcedencia.
  • TSJ Cataluña Sala de lo Social, sec. 1ª 3-3-2016, nº 1431/2016, rec. 191/2016 por criticar las elevadas retribuciones de directivos de la empresa, que se investigaran las contrataciones por “enchufismo”, y tildar de mafiosos a la Dirección. Resultado: improcedencia.
  • TSJ Madrid Sala de lo Social, sec. 2ª 25-5-2011, nº 371/2011, rec. 5016/2010, por incluir en redes sociales, en su perfil la frase “fuck easyjet” cuando prestaba servicios en dicha compañía aérea.
  • TSJ Aragón Sala de lo Social, sec. 1ª 18-5-2016, nº 350/2016, rec. 300/2016 analiza el caso de una trabajadora que publica en redes “Gracias a todas esas personas de Montpellier que me han jodido el turno….Creo en el karma y confío en que algún día lo
    paguéis cabrones. Hasta ese día disfrutaré del momento con mis nuevas compañeras (lo que no quita para que os desee un tumor cabrón@s". Resultado: Procedencia.
  • TSJ Asturias Sala de lo Social, sec. 1ª 25-10-2013, nº 2013/2013, rec. 1575/2013 por intervenciones en twitter en horario de trabajo, insertando fotos de comida y bebida, mientras alegaba que se encontraba trabajando en la empresa, escuchando música, y criticando o realizando todas las prohibiciones y acciones prohibidas por la empresa a sus trabajadores, mediante el hashtag: #aquinohayquientrabaje.

Los despidos por redes sociales son muy posibles e incluso pueden ser procedentes, por lo que hay que tener cuidado con lo que se publica en redes sociales, sobre si todo si  las mismas se relacionan con la actividad laboral o la empresa.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies