¿Pueden despedirme por mantener una relación amorosa en el trabajo?

Una de las clausulas que más llaman la atención en algunos contratos laborales es la imposibilidad de mantener relaciones sentimentales.

Pero, ¿es posible un despido por relación amorosa en el trabajo?

¿Cuándo una relación sentimental puede ser causa de cese en la empresa?

 

Podemos leer habitualmente en muchos medios de comunicación de otros países,  noticias sobre despidos por mantener relaciones sentimentales entre un trabajador y otros compañeros de trabajo . Se trata de amores prohibidos en el trabajo, algo diferente a ser despedido por un estado civil concreto.

Aun así, en muchos casos relacionados con esos despidos por relación sentimental en el trabajo la legislación implicada suele ser de países latinoamericanos, o anglosajones,  muy lejanos de las leyes de la Unión Europea, que trata de combatir las irregularidades.

En la UE, la legislación trata de darle un valor inferior a las decisiones privadas de las personas, dado que cuando se da algún caso de despido por relación amorosa en aquellos países, acostumbra a ser por haber firmado contratos privados o por aceptar códigos éticos de comportamiento, que sancionan a aquellos compañeros que lleguen a tener una relación. Incumplir dichos acuerdos o no hacerlos públicos a la empresa acaban en la extinción del contrato sin indemnización.

Más allá de eso, ¿hasta qué punto puede la empresa indagar o directamente preguntar al trabajador sobre sus relaciones sentimentales o vínculos afectivos con otros compañeros de trabajo y asociar a ello algún tipo de medida laboral?

Normativa estatal respecto a una relación sentimental del trabajador en la empresa

Nuestro ordenamiento laboral es más proteccionista que el de otros países, y ello se materializa en que el derecho es, en muchos casos, indisponible e innegociable tanto por empresarios como por trabajadores. ¿A qué nos referimos? Que antes de la validez del contrato o del código ético, lo principal son los principios del derecho y normativa laboral.  Si el código ético o la regulacón contractual contraviene la misma, pasan a ser inválidos. La voluntad individual queda en un segundo plano.

Despedir a una persona por mantener o no comunicar una relación sentimental con un compañero o con alguien más, además de la responsabilidad civil que podría acarrear  la difusión del hecho en la empresa, supondría una vulneración del artículo 18 CE que garantiza el derecho a la intimidad de la persona. No solo eso, también se vulneraría el artículo 14 CE que regula el derecho al no discriminación por cualquier condición.

Hay muchos ejemplos donde los tribunales sentenciaron como despido improcedente casos en los que se despedía a un trabajador por relación con un compañero, como la sentencia TSJ Cantabria de 31 de julio de 2014, donde la compañía incluso divulgó la información.

En estos supuestos, la consecuencia, puede ser la nulidad del despido basado en la existencia de una  relación amorosa. Ello supone,  la imposibilidad de la empresa de rescindir el contrato, ni siquiera pagando la máxima indemnización. Además se obliga a readmitir a la persona afectada y al abono de los salarios correspondientes. Puede leerse en el artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores:

“5. Será nulo el despido que tenga por móvil alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la ley, o bien se produzca con violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador”.

Cabe comentar en último lugar, que la empresa, sí puede actuar contra la existencia de la relación sentimental si puede implicar otro tipo de infracciones, como serían tratos de favor o discriminatorios. Este es un supuesto diferente, porque se podría considerar causa de otros comportamientos, pero no el motivo en sí mismo para proceder al despido.

 

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies