¿Qué gran empresa permitirá a 6.000 empleados decidir su hora de entrada y salida?

 Unos 3.500 empleados de BBVA se trasladarán a la nueva sede corporativa del banco en Madrid antes de finales de julio y se sumarán a los ya desplazados allí. Cuando la ciudad financiera funcione a pleno rendimiento en poco más de dos meses, albergará a un total de 6.000 trabajadores, del centro corporativo, de los servicios centrales de España y de banca de inversión.

Los cambios que experimentarán estos empleados van más allá de habitar en un moderno complejo cuyas instalaciones destacan por la falta de despachos para reducir la burocracia en procesos y toma de decisiones, y en las que el banco presidido por Francisco González ha invertido más de 600 millones de euros.

BBVA ha implantado el horario flexible para los trabajadores de ‘La Vela -la torre de 93 metros de altura y 19 plantas- y sus siete edificios adyacentes. Estos podrán decidir su hora de entrada en una franja comprendida entre las 7.30 y las 10.00, con la posibilidad de hacer una pausa de media hora para comer, y salir una vez realizada la jornada de siete horas y cuarenta y cinco minutos.

El horario flexible acaba de entrar en vigor en mayo y tendrá carácter general para todos los empleados de la Ciudad BBVA, salvo para aquellos que trabajen en unidades con horarios especiales, como los de mercados de Tesorería, o que deban coordinarse con áreas geográficas en distintos husos horarios.

La medida se ha adoptado «para conciliar la vida laboral y personal», indican en BBVA, que prevé mejorar la satisfacción de los trabajadores y, de esta forma, su rendimiento. El banco, sin embargo, no está estudiando por ahora la posibilidad de extender la flexibilidad horaria al conjunto de su plantilla de más de 100.000 personas en todo el mundo, a pesar de que así lo quieren los sindicatos.

Estos apuntan, por su parte, que la flexibilidad horaria era imprescindible en la nueva sede corporativa para atajar los problemas de tráfico que habían surgido en una zona residencial ubicada en el madrileño barrio de Las Tablas debido a la entrada y salida de miles de empleados a la misma hora, a las nueve de la mañana y a las seis de la tarde.

La nueva sede corporativa -que pretende ser un icono de modernidad- «tendrá un efecto positivo sobre la imagen de marca» y permite implementar «nuevas formas de trabajar, más sencillas, eficientes y flexibles», dice la entidad en su memoria anual. BBVA «crea espacios y entornos de trabajo que reflejen la cultura corporativa y ayuden a fomentar la manera de ser y entender el negocio», añade.

La Ciudad BBVA fue diseñada para ganar eficiencia laboral y energética mediante la concentración de trabajadores en el mismo espacio por el estudio suizo Herzog & de Meuron, conocido por ganar el premio Pritzker, el equivalente al nobel en el mundo de la arquitectura. Otras grandes compañías, como Santander, Telefónica y Repsol, ya se han trasladado a sus sedes del siglo XXI, iniciativa que también ha emprendido Popular.

 

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies